top of page

Beneficio de hacer el Camino del Mar

Actualizado: 29 ene

El beneficio que uno consigue al hacer el Camino del Mar, es descubrir y disfrutar caminando por lugares históricos de la peregrinación a Santiago de Compostela.


El hecho de regalarnos un tiempo para nosotros mismos, de ser capaces de tomar cierta distancia sobre nuestro día a día, es ya de por sí un beneficio colosal. Pero son numerosos y reconfortantes todos los provechos que nos regala la experiencia del Camino de Santiago, aquí os dejamos algunos ejemplos:


"Como le decía Don Quijote a su inseparable y querido Sancho: "El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho"".

A los pocos días de emprender nuestro viaje ya comenzamos a sentirnos física y mentalmente fuertes, con una poderosa sensación que nos eleva por encima de la persona que éramos antes de empezar a caminar. Y pronto nos descubrimos contemplando amaneceres o charlando distraídamente con peregrinos y paisanos que encontramos en la ruta, viviendo intensa y plenamente cada paso que damos.


También descubriremos lo liberador que puede ser olvidar por unos días o semanas asuntos más prosaicos para concentrarse en algo tan sencillo como esencial, caminar el mundo, caminar las comarcas de la Mariña Lucense, Ortegal y Ferrolterra, por el antiguo camino de peregrinación a Santiago de Compostela.


Enfrentamos nuestros límites, superar retos y dificultades hace que fortalezcamos nuestra capacidad de esfuerzo.


Aprendemos de nuevo lo que significa ser solidarios al compartir kilómetros, palabras, comida o cervezas con otros compañeros y peregrinos.


El Camino nos humaniza y, en cualquier caso, si hay algo que distancia hacer el Camino de Santiago, el Camino del Mar de cualquier otra propuesta vacacional o viajera, es esa capacidad que tiene para desconectarnos del mundo y esa mezcla de deporte, cultura, aventura y espiritualidad que contiene vivir una experiencia como esta.


Disfrutamos plenamente de la naturaleza, de nuestras comarcas, de nuestro paisaje y paisanaje. Esto es algo que en principio puede parecer una obviedad, pero es sin duda una de las grandes revelaciones del Camino. Un buen día el caminante se descubre a sí mismo conmovido por algo tan sencillo como un amanecer sobre el horizonte, una vista espectacular a lo lejos.... Y la sensación de plenitud al detenerse ante la belleza natural casi le retrotrae a la infancia, cuando todo era nuevo.


Y para terminar podríamos asegurar sin ánimo de redundar que, definitivamente, el Camino nos hace más sabios. Al fin y al cabo, como le decía Don Quijote a su inseparable y querido Sancho: "El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho".


Buen Camino.....




14 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page